Pura vida, pura aventura

Esta entrada es para el caballero Michael Furia.

Ha sido un día normal en la vida de Conan. Tras fornicar con una bruja que pretendía matarlo, escucha a un hombre encadenado pedir ayuda. Necesita comida para morir en combate cuando los lobos vengan a devorarle. Es Subotai. «Arquero, ladrón, hirkanio». Ha nacido una de las amistades más bellas de la historia del cine.

Así arranca una de las secuencias más magistrales de Conan, el bárbaro (1982). En tan solo tres minutos, John Milius resume su visión de la vida, su forma de entender la existencia. En 180 segundos, este cineasta incomprendido es capaz de reflejar los temas principales de su obra.

La siguiente escena coloca a Conan y Subotai ante la hoguera donde cocinan un animal y hablan sobre los dioses. El bárbaro reza a Crom, aunque éste jamás escucha. Pero claro, uno no puede andar por ahí sin dios. Qué clase de ejemplo daríamos a los niños. Cuando Conan se presente ante Crom, le preguntarán por el secreto del acero. Si falla en su respuesta, será expulsado de Valhalla.  Subotai se ríe de ese dios en la montaña. Él reza al cielo eterno. «Crom vive bajo él».

Milius también cree en Crom, porque ha dedicado su vida al secreto del acero, pero concede la razón a su personaje. La siguiente escena lleva a Conan y Subotai, en un plano de conjunto, a un bellísimo campo bajo el cielo. Un firmamento acompañado de montañas, como si Crom y el cielo eterno observasen severamente a sus dos fieles. Ellos corren porque el sentido de la vida es el viaje, y la música de Basil Poledouris los guía en un éxtasis de colores y acordes hacia la pura vida, la pura aventura.

Conan y Subotai alcanzan su plenitud bajo los elementos de la naturaleza. Unen así la amistad, la camaradería en la búsqueda de hazañas, a la libertad que el hombre solo puede alcanzar sobre tierra virgen. Por eso, enseguida, Milius contrapone esa libertad a la civilización. «Civilización, antigua y malvada», exclama Subotai a la ciudad.

conan-y-milius
Conan en medio de pensamientos teológicos.

Conan no conoce ese mundo. Contrasta su presencia, fuerte y unida a las armas, con la de los mercaderes, famélicos y desarmados. El campo se convierte en sinónimo de espacios abiertos, vivos colores y libertad. La ciudad, por el contrario, son callejas estrechas en las que se acumulan los cerdos. «¿Huele siempre así? ¿Cómo entra el viento aquí?», pregunta el bárbaro.

La civilización se ha corrompido y el viento jamás volverá a entrar en ella. Por eso Milius vuelve a llevarnos a la naturaleza, a un cielo rojizo junto a las montañas, y a la música en un nuevo estallido de éxtasis. Los compañeros corren de nuevo en libertad, con la espada y el arco, porque allá donde se dirigen, esa maldita civilización, es donde se hallan los enemigos.

La belleza de esta secuencia tan llena de significado debería servir para reivindicar la figura de su director. Milius no alaba la violencia por la violencia en su cine, como dicen sus críticos. No presenta a Conan como un hombre primitivo y, por lo tanto, gentil y bueno. No dibuja la civilización como corruptora de hombres, pero sí la señala como fuente de olvido. Conan sabe que la vida implica aventura, peligro, violencia en defensa de uno mismo, pero también amistad y libertad en la naturaleza. El resto de hombres lo han olvidado.

Esta es la auténtica esencia de la aventura. Está presente en la película, pero también en los cómics, en las novelas de fantasía, en los juegos de rol, en el heavy metal y en las historias que nos gusta contar a los camaradas que entienden. Detrás de cada amante de la fantasía y la aventura, detrás de cada friki, si quieren, hay alguien que quiere recordar esa esencia, que no se permite caer en el olvido. Hay alguien que anhela los espacios abiertos de Conan y Subotai. Hay alguien que quiere presentarse ante Crom para contestar a la gran pregunta: ¿Cuál es el secreto del acero?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s