Sin indios en Dunkerque: cine y supuesto racismo

El cine es mentira. Quizás para algunos sea una sorpresa, pero es así. Lo que ocurre en una pantalla, las sucesiones de imágenes, los fotogramas, las historias, los sentimientos. Todo. Todo es una mentira maravillosa. Quizás alguien ya esté agitando los puños. «Pero oiga, los documentales.» Los documentales también son falsos.  Sólo tienen mayor apariencia de ser ciertos. Una película documental de dos horas tiene mucho metraje detrás. El proceso de edición y montaje organiza un relato siempre deliberado, nunca casual, que ordena las preferencias y simpatías del espectador hacia un lado. Nada es real en una pantalla. Ni lo son los documentales, ni lo es, por supuesto, la ficción.

El calor del verano parece haber evaporado esta idea de las mentes de muchos espectadores. Medios nacionales, como ElDiario.es, e internacionales, como el Washington Post,  se han hecho eco de los grandes pecados de Dunkerque (2017). La poca presencia de soldados franceses, la ausencia de tropas indias en el ejército británico y el telón negro sobre el enemigo alemán reflejan la maldad de un Nolan que ha sido calificado de racista y patriotero.

La cuestión es que Dunkerque no es una película histórica. El director británico no pretende contar el rescate con todo detalle, reflejando la pluralidad étnica, nacional, sexual y de género. En la hora y media de metraje no aparecen las cuatro compañías de indios que había presentes. Tampoco ninguna mujer, ni siquiera algún homosexual, y es de suponer que habría ambas cosas.

La ausencia de indios, mujeres, franceses o alemanes no responde a ninguna patología. No es reflejo del heteropatriarcado, ni del teórico racismo de Nolan, ni de nada. Es una decisión narrativa. Una medida creativa que es, además, fundamental para la singularidad que representa Dunkerque.

Quien haya acudido a las salas de cine y esté familiarizado con la filmografía de su director lo habrá notado. Interestellar (2014) duraba casi tres horas. Origen (2010), Batman Begins (2005) y sus dos secuelas (2008, 2012) superaban las dos horas y media. En todas ellas, Nolan desplegaba un enorme talento estético que luego complementaba con una vocación más bien discursiva. Es decir, había un esfuerzo titánico en la imagen, pero el peso de la historia lo llevaba la palabra hablada.

Dunkerque ha roto con todo eso. Nolan, que es soberano absoluto de su obra y no tiene obligación de representar a nadie ni de incluir cuotas, ha hecho una película de apenas hora y media donde nadie habla. El silencio antes del bombardeo, los gritos de los amputados, el atronador ruido de los motores y las ametralladoras. Eso es lo único que se escucha.

La película es un arma de precisión. Un artificio hecho para pasar por delante del espectador, arrollar a través de las sensaciones e irse. Por eso no es casualidad que sea tan breve. Por eso las quejas ante la falta de representatividad histórica son absurdas y demuestran incomprensión hacia la función más primordial del cine, que es narrar historias. Ni concienciar, ni encarnar el pluralismo social, ni enseñar historia. Incluso en un documental de tres horas se quedarían cosas sin contar, vidas sin saber, colectivos sin representar. Alguien ofendido y escribiendo en un periódico vanguardia del progresismo.

Nolan no habla del rescate, ni de la II Guerra Mundial. Utiliza la playa como excusa para algo más. Sin estar exenta de carga política, porque nada lo está, Dunkerque cuenta historias de héroes y traumas. De estoicismo y sacrificio para salvar a un puñado de desconocidos. De la guerra y la muerte a la vuelta de la esquina. Habla de cosas que este mundo ya no recuerda y que muchos quieren hacer olvidar. Dunkerque es una historia de cine sobre el ser humano. Eso es todo. Por eso es extraordinaria.

 

maxresdefault

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s