Muñecas encantadas y tableros de ouija: simetrías en el terror contemporáneo

El modelo de producción de cine de terror actual, apoyado en buena medida sobre el concepto de franquicia, ha generado simetrías curiosas. En 2014 se estrenaba Annabelle como parte del incipiente universo expandido del Expediente Warren de James Wan. La película se abría con una escena cargada de estilo. Desde la ventana de una habitación, y al tiempo que se apagaban las luces, el espectador podía observar un crimen al otro lado de la calle que despertaba a la protagonista. A partir de ahí, Annabelle se diluía en efectos de posproducción y una interminable carga de sustos. Sin embargo, su continuación, Annabelle Creation (David F. Sandberg, 2017), concebida como precuela y explicación de los orígenes, demostraba una propuesta de mucho mayor calado. La atención al detalle y el hábil manejo de los silencios se sumaban a una tremenda personalidad de artista (esa introducción a la casa del horror a ritmo de jazz). La genial actuación de Lulu Wilson, la niña protagonista, culminaba una cinta meritoria, a la altura de las firmadas por Wan.

Ese mismo esquema en el que la continuación, a modo de precuela, supera a su antecesora se repite en Ouija (2014). La película de introducción, dirigida por Stiles White, también arrancaba con un detalle de estilo. Un suicidio, quizás inducido, en el que la víctima utilizaba una cuerda luminosa. El cuerpo caía por las escaleras fuera de plano hasta situarse frente a la mirada del espectador como un raro cuadro de luz y muerte. Tras aquello, Ouija se convertía en un slasher rutinario con unos diálogos cercanos a la parodia referencial del estilo Scary Movie.

Sus carencias quedan todavía más al descubierto frente a su precuela, Ouija: el origen del mal (2016), donde encontramos de nuevo a Lulu Wilson como protagonista. En ella, Mike Flanagan reivindica la importancia del lenguaje. Sobre una base argumental heredada, limitada por su antecesora, construye una película completamente distinta.

Como hiciera James Wan en Expediente Warren, los espacios tradicionales del terror gótico y clásico se convierten en el lugar donde habitan los monstruos. Debajo de las camas, en el quicio de las puertas… el mal se esconde donde el espectador no puede verlo pero sí intuirlo. Flanagan es capaz de orientar siempre la mirada, llegando a establecer juegos de persecución donde el objeto de terror escapa permanentemente hacia el fuera de campo hasta el momento justo. Su aparición no es necesariamente estrambótica y subrayada por el ruido. Puede aparecer como estruendo, pero también como deformación bajo un enorme silencio. Tensión, sorpresa y terror precisamente ajustados.

WhatsApp Image 2020-07-04 at 12.46.50
Lulu Wilson y su iluminación en Ouija: el origen del mal

No terminan ahí los aciertos de la película. La profundidad de campo es aprovechada y combinada con el silencio y la sutilidad. Mientras en primer plano se desarrolla la vida cotidiana, mientras alguien duerme, habla o sueña, en el fondo de la imagen siempre pasa algo. Se mueve una sombra, unos ojos miran, alguien observa. Nada de eso está remarcado por la música en la posproducción. Ocurre bajo una perfecta sutilidad, bajo un silencioso terror.

Estos elementos de estilo, de movimiento caligráfico con la cámara para desarrollar la acción, se mezclan con planos más estáticos, simétricos e, incluso, pictóricos, donde la luz juega un papel fundamental. Durante la película, vemos a Linda (Lulu Wilson) bajo diferentes luminosidades que remarcan lo que su gesto denota, el desarrollo del mal bajo su piel. A veces son dos puntos de luz tras sus ojos, a veces, una sombra que se cierne sobre ella.

Flanagan crea así una mezcla de casa encantada y exorcismo. Su habilidad en el control del lenguaje cinematográfico ratificaba su trayectoria después de haber dirigido ya grandes cintas de género como Oculus: El espejo del mal (2013) o Hush (2016) y lo consolidaba como uno de los grandes nombres del terror actual, popularizado por sus adaptaciones de Stephen King y sus series para Netflix.

WhatsApp Image 2020-07-04 at 12.46.50 (1)
Simetría e iluminación. Un plano genial de Ouija: el origen del mal. 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s